P. Jac­ques Phi­lip­pe: “Lo más im­por­tan­te de la ora­ción es de­jar­nos amar por Dios”

Via­ja por todo el mun­do pre­di­can­do, ¿En qué lu­gar ha sen­ti­do más la ne­ce­si­dad del men­sa­je de Dios?

Hay ne­ce­si­dad de Dios en to­das las par­tes del mun­do, por­que to­dos te­ne­mos la ne­ce­si­dad de ser al­can­za­dos por el amor, la ter­nu­ra y la fi­de­li­dad de Dios. En to­das par­tes hay ne­ce­si­dad de paz, de un amor au­tén­ti­co, de li­ber­tad. En cada lu­gar del mun­do las per­so­nas son di­fe­ren­tes. Como ejem­plo te diré que en Chi­na he en­con­tra­do es­pe­cial­men­te esa du­re­za de la au­sen­cia de Dios, pero tam­bién veo de for­ma preo­cu­pan­te el ma­te­ria­lis­mo en nues­tra so­cie­dad oc­ci­den­tal. En nues­tros paí­ses oc­ci­den­ta­les la gen­te está pre­sa del ma­te­ria­lis­mo, en­tre­ga­da al di­ne­ro, a la ri­que­za, al con­su­mis­mo, a las co­sas ex­te­rio­res, y tie­nen ne­ce­si­dad de una pa­la­bra de ver­dad, de re­en­con­trar el sen­ti­do pro­fun­do de la vida. En muy di­fí­cil ha­cer las com­pa­ra­cio­nes, pero en to­das las par­tes del mun­do hay ne­ce­si­dad del men­sa­je de Dios.

Us­ted ha­bla mu­cho de la ora­ción, ha es­cri­to mu­chos li­bros al res­pec­to. ¿Cómo es una bue­na ora­ción? ¿Qué debe te­ner?

Es di­fí­cil juz­gar el va­lor de una ora­ción. Una bue­na ora­ción no es una ora­ción ex­tra­or­di­na­ria, con ex­pe­rien­cias fan­tás­ti­cas, sino que en pri­mer lu­gar es una ora­ción fiel, una ora­ción hu­mil­de, sa­bien­do que ten­go ne­ce­si­dad de Dios, de su au­xi­lio, de su mi­se­ri­cor­dia. Una bue­na ora­ción es una ora­ción de con­fian­za, una ora­ción en la que uno se pone en ma­nos de Dios, como un niño en bra­zos de su pa­dre. Una bue­na ora­ción es una ora­ción en la que no se tra­ta de pen­sar o re­fle­xio­nar mu­cho, sino de aco­ger la pre­sen­cia de Dios, de aco­ger a Dios que nos ama y de de­jar­se amar por Dios. Lo más im­por­tan­te de la ora­ción es de­jar­nos amar.

¿Por qué es tan im­por­tan­te la ora­ción con Dios? ¿Qué apor­ta?

Es im­por­tan­te por­que nos per­mi­te co­no­cer a Dios y no te­ner­lo como una pre­sen­cia abs­trac­ta, sino como una pre­sen­cia viva. Y ade­más, la ora­ción nos trans­for­ma, poco a poco, nos hace más sen­ci­llos y for­ta­le­ce nues­tra fe, nues­tra es­pe­ran­za y nues­tro amor.

¿A qué acha­ca la pro­fun­da cri­sis es­pi­ri­tual que está vi­vien­do la Igle­sia en Oc­ci­den­te?

Las cau­sas son múl­ti­ples. Nues­tro mun­do oc­ci­den­tal se ha em­bar­ca­do en unas ideo­lo­gías y en una ma­ne­ra de pen­sar que se ale­ja mu­cho de la re­ve­la­ción cris­tia­na. El hom­bre quie­re ser su pro­pio se­ñor, su due­ño ab­so­lu­to, ha­cer de su vida lo que él quie­ra, sin nin­gu­na re­fe­ren­cia a na­die más. Los im­pe­ra­ti­vos eco­nó­mi­cos son cada vez más fuer­tes y son des­truc­ti­vos para la fa­mi­lia, para el ser hu­mano. Es di­fí­cil ha­blar de una sola cau­sa y por otra par­te hay al­gu­nos cam­bios, al­gu­nas evo­lu­cio­nes que son po­si­ti­vos tam­bién. Hay in­sis­ten­cias que de suyo son bue­nas, como pue­de ser por ejem­plo in­sis­tir en la li­ber­tad per­so­nal, pero al mis­mo tiem­po es una in­sis­ten­cia am­bi­gua por­que se mez­cla con esas ideo­lo­gías, con esos pen­sa­mien­tos. Qui­zá lo que más nos fal­te sea la hu­mil­dad, el or­gu­llo de la in­te­li­gen­cia es un or­gu­llo de po­der, de ri­que­za que im­pi­de aco­ger la ver­dad de Dios, la ver­dad di­vi­na. Nos hace fal­ta un co­ra­zón po­bre, para aco­ger la bon­dad y el es­plen­dor del mis­te­rio de Dios. Acep­tar que no so­mos due­ños de todo, sino que so­mos al­guien que re­ci­be. A nues­tra cul­tu­ra mo­der­na le fal­ta esta ca­pa­ci­dad de re­ci­bir y de aco­ger, todo tie­ne que ser con­tro­la­do, fa­bri­ca­do, do­mi­na­do… Y lo más im­por­tan­te es apren­der a aco­ger, aco­ger la vida como un don, aco­ger el mun­do como un re­ga­lo.

Bio­gra­fía del P. Jac­ques Phi­lip­pe 

Jac­ques Phi­lip­pe na­ció en Metz, ca­pi­tal de la re­gión fran­ce­sa de Lo­re­na, el 12 de mar­zo de 1947. Su pri­me­ra vo­ca­ción le lle­vó en años ju­ve­ni­les a de­di­car­se a las ma­te­má­ti­cas y al es­tu­dio de las cien­cias. Cuan­do se apro­xi­ma­ba a los 30 años de edad, en 1976, co­no­ció la por en­ton­ces na­cien­te Co­mu­ni­dad de las Bie­na­ven­tu­ran­zas (les Béa­ti­tu­des), en la que en­con­tra­ría su lu­gar en la Igle­sia. Re­si­dió en Na­za­ret y Je­ru­sa­lén, don­de pudo pro­fun­di­zar en la len­gua he­brea y en las raí­ces bí­bli­cas de la fe cris­tia­na. En 1981 se tras­la­dó a Roma para cur­sar es­tu­dios de Teo­lo­gía y De­re­cho ca­nó­ni­co, sien­do or­de­na­do sa­cer­do­te en 1985. En 1994 re­gre­só a Fran­cia. En el seno de su co­mu­ni­dad fue desem­pe­ña­do a lo lar­go de esos años res­pon­sa­bi­li­da­des di­ver­sas: for­ma­ción de sa­cer­do­tes y se­mi­na­ris­tas, con­se­jo ge­ne­ral, im­plan­ta­ción en otros paí­ses y con­ti­nen­tes, etc. Con todo, su prin­ci­pal ca­ris­ma es la di­rec­ción es­pi­ri­tual y la pre­di­ca­ción de re­ti­ros, la­bor que lle­va a cabo en mul­ti­tud de paí­ses. Como fru­to de esta ex­pe­rien­cia en la pre­di­ca­ción y en el acom­pa­ña­mien­to de tan­tas per­so­nas, y mer­ced tam­bién a su co­no­ci­mien­to de los gran­des maes­tros es­pi­ri­tua­les de la Igle­sia -sin­gu­lar­men­te los Doc­to­res del Car­me­lo y, en­tre és­tos, san­ta Te­re­si­ta de Li­sieux-, ha dado a la im­pren­ta una se­rie de obras que le han otor­ga­do jus­ta fama en el cam­po de la es­pi­ri­tua­li­dad ca­tó­li­ca: La paz in­te­rior, Tiem­po para Dios, La li­ber­tad in­te­rior, Lla­ma­dos a la vida, La con­fian­za en Dios, La ora­ción: ca­mino de amor, Si co­no­cie­ras el don de Dios, En la es­cue­la del Es­pí­ri­tu San­to. Po­dría­mos de­cir que el P. Jac­ques Phi­lip­pe rea­li­za, en me­dio de nues­tro con­vul­so y agi­ta­do mun­do, un au­tén­ti­co apos­to­la­do de la es­pe­ran­za. Esta es­pe­ran­za apun­ta al des­per­tar de una nue­va vi­ta­li­dad de la fe me­dian­te el en­cuen­tro per­so­nal con Cris­to, he­cho de con­fian­za y aban­dono en su mi­se­ri­cor­dia. Ora­ción afec­ti­va, arrai­go ecle­sial y fra­ter­ni­dad son otras tan­tas cla­ves de este re­na­cer.

Libros recomendados