C. L´Ecuyer: “Ser padre hoy es ser un verdadero héroe”

Canadiense afincada en Barcelona y madre de cuatro hijos. Máster por IESE Business School y máster Europeo Oficial de Investigación, es divulgadora educativa y autora del libro ‘Educar en el asombro’. Ha colaborado con el proyecto ‘Aprendemos juntos’, de BBVA-El País, con un vídeo que ha tenido más de 6 millones de visitas en un mes. Entrevista publicada en La Voz de Almería el pasado sábado.

Afirmas que la atención sostenida de los niños está chocando hoy con los dispositivos móviles. ¿Por qué?
La atención es estar a la expectativa proactiva de la realidad. Cuando un niño pequeño o un joven pasa horas delante de una pantalla diseñada para llevar las riendas ante su mirada pasiva y no tiene la madurez aún para poder controlar la situación, entonces el ritmo acelerado de los estímulos frecuentes e intermitentes sustituye a esa atención. No presta atención, sino que está pasivamente “fascinado” y se convierte en un periférico más del dispositivo.

Pero muchos padres consideran que el uso de estos dispositivos puede hacerlos más inteligentes….
No nos engañemos, si nuestros hijos usan un Smartphone o una tableta con dos años, no es porque sean sumamente inteligentes, sino más bien porque los ingenieros que diseñaron esos dispositivos son brillantes. Steve Jobs no dejaba a sus hijos usar la tableta, muchos altos directivos del Silicon Valley mandan a sus hijos a un colegio que no usa ordenadores, y el inventor del Smartphone no deja a su hijo usar un Smartphone…

¿Los casos de TDAH se deben a la sobreestimulación temprana? 
Es muy peligroso hacer esas afirmaciones rotundas de causa efecto, hay que ser prudente. Sin embargo, los estudios apuntan a que las causas del TDAH no serían solo genéticas, el entorno también puede influir. Por lo tanto, tenemos que quitar del entorno del niño todo lo que puede entorpecer su desarrollo natural. En niños sin patologías específicas, el movimiento no se estimula, se desarrolla. Respecto a niños con lesiones cerebrales o síndrome de Down, tanto la Academia Americana de Pediatría como Neurology han dicho reiteradamente desde el año 1968 que la estimulación temprana basada en el método de Doman y Delacato es un fraude científico.

En su libro ‘Sapiens’ Yuval Noha Harari dice que el ser humano cuando vivía en la jungla era muy inteligente porque era un superviviente. ¿Actualmente somos más o menos inteligentes?
Creo que las nuevas tecnologías pueden atrofiar nuestra capacidad intelectual. Memorizamos menos, profundizamos menos, leemos menos y nuestro tiempo de atención es cada vez más corto.

Hoy hay miedo a llevar la contraria a la mayoría. Parece asumido que hoy lo que diga la mayoría es lo que vale…
Creo que el miedo no es a llevar la contraria a la mayoría, sino a “lo que se lleva”. Y lo que se lleva no es necesariamente lo que piensa la mayoría, sino lo que los medios de comunicación dejan que acapare los titulares, o lo que nos colocan en el hilo del Facebook, y si no que pregunten a Mark Zuckerberg, que nos lo explique si tenemos dudas al respecto. Alguna vez se ha dicho que la prensa es el cuarto poder después del judicial, legislativo y ejecutivo. Creo que ahora, las redes sociales están apretando para ocupar ese puesto.

Los estímulos a los que estamos sometidos no están tan relacionados con la supervivencia como con el bienestar…

Nos pensamos libres y con control -y pensamos que eso es bienestar- porque podemos mirar el móvil a cualquiera hora y tener acceso a todo tipo de información, pero en realidad estamos bastante esclavos de las tecnologías.

Una amiga dice que estamos en una sociedad en la que todo vale o todo da igual y no debería ser así. ¿Estás de acuerdo?

Es curioso, porque eso de poner absolutamente todo en cuestión y rechazar la tradición, las reglas y las convenciones por sistema es un rasgo típico de la fase de transición de la infancia a la edad adulta. También es indicativo de que estamos ante una crisis cultural identitaria importante. Las crisis identitarias son momentos de cuestionamientos culturales que nos pueden llevar a reflexiones interesantes. Pero también son momentos de oportunismo para las ideologías baratas. Y más si ese fenómeno cultural coincide con el uso masivo de unas herramientas digitales que nos hacen más superficiales…

Otro de tus caballos de batalla es la multitarea, que impide el criterio de relevancia. Explícanos.

Un estudio de Stanford dice que los que hacen multitarea tecnológica son enamorados de la irrelevancia. ¿Por qué? Pues cuando hacemos más de una cosa a la vez que requiere procesar información, no estamos haciéndolas en paralelo, sino que oscilamos entre todas ellas, dejándonos llevar por los estímulos externos. Como hay escasa atención y profundidad del pensamiento durante esa oscilación, no nos paramos a preguntarnos sobre lo que es importante y lo que no lo es.  Es el mundo virtual quien lleva las riendas, no nuestro orden de prioridades personales.

¿Qué deben tener muy claro los padres actuales? 
Que ellos son los primeros educadores de sus hijos. No deberían usurpar ese papel ni las empresas tecnológicas, ni los expertos educativos, ni los medios de comunicación, ni siquiera los colegios, que tienen un papel subsidiario y que siempre deberían actuar por encargo de los padres. El drama hoy en día es que para ejercer ese papel los padres se ven yendo a contracorriente continuamente, porque no se les toma demasiado en cuenta, no se les da protagonismo en las decisiones educativas sociales, empresariales y escolares que afectan a sus hijos. Pero yo animo a los padres a reivindicar su papel y no tirar la toalla. Tirar la toalla de educar es el triste preámbulo a la mayoría de los desastres educativos. Ser padre, ser madre hoy en día es ser un verdadero héroe.

Libros recomendados
SOURCEAl otro lado de Aqaba
SHARE