“¿Qué pasa cuando te caes…?” pregunta Nick Vujicic ante un auditorio repleto de miles de personas. “¡Vuelves a levantarte!” corea el público con entusiasmo, formado en su mayoría por adolescentes.

Tras acabar la conferencia, uno por uno, se acercan a Nick y le abrazan. Nick no puede abrazarles, pero su cara lo dice todo. Su sonrisa, su entusiasmo y su cariño acogen de una manera indescriptible.  Estamos en un instituto de Indiana. Ha sido la primera conferencia de un total de seis que Nick va a dar en este estado americano.

 

No es la primera vez que este hombre de 36 años habla ante un público tan numeroso. Desde los 19 años se dedica a dar conferencias de motivación, una actividad que le ha llevado a recorrer los cinco continentes, estar en más de 63 países y hablar con millones de personas cara a cara. Ha pasado por escuelas, iglesias, prisiones, orfanatos, hospitales, estadios e incluso congresos. Orador de más de 2000 conferencias, es considerado a nivel mundial dentro del ranking de los 15 mejores conferencistas. Ha conocido a más de 10 presidentes del gobierno, ha escrito 6 libros y ha recibido cientos de reconocimientos en todo el mundo.

Nick Vujicic nació sin brazos y piernas, pero eso no le ha impedido llevar una vida plena. En 2005 fundó Life Without Limbs, una organización sin ánimo de lucro con sede en Los Ángeles, que da esperanzas a los que nacen con discapacidades. Su lema principal es que la vida de cada persona es valiosa y tiene sentido, un gran propósito y una misión.

 

Casado con Kanae Miyahara, Nick tiene ahora cuatro hijos: Dejan Levi Vujicic, Olivia Mei Vujicic, Kiyoshi James Vujicic, Ellie Laurel Vujicic.

 

Sin brazos y sin piernas

Pero, ¿Cómo empezó esta historia de superación? Nicholas James Vujicic nació en Melbourne, Australia, el 4 de diciembre de 1982 con un síndrome llamado Tetra Amelia, caracterizado por la carencia de extremidades. Nació sin brazos ni piernas, tan solo una pequeña formación en la parte inferior de su lado izquierdo. Los médicos no encontraron ninguna explicación.

Su madre cuando le vio por primera vez dijo: “Llevaroslo, no quiero verlo”. Pero su padre la consoló. Ambos estaban desolados.

“Mi madre al principio no quería abrazarme, ni cuidarme. Para ella fueron muy duros los primeros cuatro meses. Le llevó tiempo aceptarlo”, explica Nick en una de sus entrevistas.

Los médicos les dijeron que sería un vegetal. Pero ellos educaron a Nick animándole a no ponerse límites y a hacer las cosas por sí mismo.

The good old days! #TBT #Childhood #GrowingUp #BlackandWhite #GoodTimes #Throwback #ThrowbackThursday

Una publicación compartida de Nick Vujicic (@nickvujicic) el

Nick intentó utilizar la prótesis a los 6 años, pero después de meses de intentarlo, se dieron cuenta de que ya había aprendido a hacer muchas cosas sin ella y que en realidad limitaba sus movimientos.

Fue la primera persona discapacitada integrada en el sistema escolar australiano. Sufrió  intimidaciones y humillaciones en la escuela. Sus padres le animaba diciéndole que los ignorara, pero Nick no quería ser especial. Soñaba con tener brazos y piernas para ser como todos los demás.

A los 8 años intentó suicidarse en la bañera de su casa. No quería vivir más y quería dejar atrás el profundo dolor que sentía.  Estaba sumido en una profunda depresión. Veía todo lo que nunca podría hacer y se desesperaba. Intentó sumergirse varias veces pero no pudo. El recuerdo del amor de sus padres le detuvo. “Pensé, ¿qué pasa si me suicido? Me imaginé el funeral y a sus padres. Y lo único que sentí fue culpa por no haber hecho algo más”.

Esa fue la única vez que intentó suicidarse. Pero no la última que tuvo que hacer frente a esa realidad que tanto dolor le provocaba.

Consiguió graduarse en la Facultad con 21 años, especializándose en Contabilidad y Planificación Financiera, y comenzó sus viajes como orador motivacional, enfocándose primero en temas como el bullying y dirigiéndose sobre todo a adolescentes.

Asimismo, una experiencia espiritual muy fuerte le ayudó a aceptarse tal y como era. Tal y como él lo explica, empezó a entender que Dios le había hecho nacer sin brazos y sin piernas para algo. No era un sinsentido. Se dio cuenta de que con su testimonio podía ayudar a las personas a afrontar sus vidas, a ayudarles a ver en los obstáculos verdaderas oportunidades.

A la edad de 25 años, Nick publicó su primer libro: “No Arms, No Legs, No Worries!” (¡Sin brazos, Sin Piernas, Sin Preocupaciones!). Una frase que se convertiría en el gran lema de su vida, y que daría también a conocer en un show de Oprah Winfrey.

En el 2009 participó en un cortometraje titulado “The Butterfly Circus”. Nick también entrevistó a la surfista Bethany Hamilton, quien a pesar de no tener un brazo logró ganar en una competencia nacional.

 

En febrero de 2012 contrajo matrimonio con Kanae Miyahara. El primer hijo del matrimonio nació en febrero de 2013 completamente sano. Ahora tiene cuatro.

 

Nick atribuye la victoria sobre sus luchas, así como su fuerza y ​​pasión por la vida de hoy, a su fe en Dios. Su familia, sus amigos y las muchas personas que ha conocido a lo largo de su vida han sido apoyos fundamentales también.

Sin brazos y sin piernas, Nick ha logrado más de lo que la mayoría de las personas logra en toda su vida. Es autor, músico y actor, y entre sus aficiones incluyen la pesca, la pintura y la natación.

Libros recomendados